Qué diferencia a las uñas de gel de las de porcelana

942 25 05 86
Qué diferencia a las uñas de gel de las de porcelana

Las personas que llevan unas manos bien arregladas con una manicura impoluta, proyectan una buena imagen de sí mismas. Por eso, cada vez más clientas acuden a nuestro centro de uñas en Camargo para que les aconsejemos sobre las uñas de gel y porcelana.

Este tipo de uñas son la solución para las personas que se comen las uñas y no consiguen quitarse ese vicio, las que no tienen tiempo para acudir a hacerse la manicura con frecuencia o las que no son capaces de pintárselas ellas mismas en casa. En todos esos casos, las uñas de gel y porcelana logran que tengas siempre una manicura perfecta.

Por la experiencia que tenemos en nuestro centro de uñas en Camargo, sabemos que muchas de las clientas que acuden a nosotros desconocen realmente la diferencia entre las uñas de porcelana y las de gel. Las uñas de porcelana necesitan que previamente se coloque un molde que es el que se va rellenando con fibra de vidrio hasta que se le da la forma deseada a la uña. Las uñas pueden moldearse para que sean más gruesas o más finas, más cortas o largas, en función del gusto de cada clienta. Este tipo de uñas son resistentes y tienen a durar bastante tiempo intactas. Cuentan con la ventaja de que puedes pintarlas de casi cualquier modo, ya que permiten desde un simple esmaltado de color a dibujos complejos sobre ellas.

Por su parte, en Mónica González Maliaño siempre avisamos a nuestras clientas de que las uñas de gel se deben colocar sobre la uña natural mediante un pegamento especial. Quedan muy naturales y nadie se dará cuenta de que llevas uñas postizas, aunque son menos duraderas que las de porcelana. 

haz clic para copiar mailmail copiado